Debes activar Javascript para navegar por este site!

Información general

Las cataratas del Iguazú se localizan en la provincia de Misiones, en el Parque Nacional Iguazú, Argentina, y en el Parque Nacional do Iguaçu del estado de Paraná, Brasil; asimismo, están próximas a la frontera entre Paraguay y Argentina, a solo 13,8 km en línea recta.

Estas cataratas están formadas por 275 saltos de hasta 80 m de altura, alimentados por el caudal del río Iguazú. Se pueden realizar paseos en lancha bajo los saltos y caminatas por senderos apreciando algunos animales de la selva semitropical. Un espectáculo aparte es el salto de mayor caudal y, con 80 m, también el más alto: la garganta del Diablo, el cual se puede disfrutar en toda su majestuosidad desde solo 50 m, recorriendo las pasarelas que parten desde Puerto Canoas, al que se llega utilizando el servicio de trenes ecológicos. Por este salto pasa la frontera entre ambos países.

 

DIA ENTERO CATARATAS ARGENTINAS + GARGANTA DEL DIABLO

Comenzaremos como siempre, partiendo desde el hotel para arribar luego de unos minutos de interesante camino colmado de verdes, al Parque Nacional Iguazú, el cual fue creado en el año 1934, y que cuenta con un total de 55.500 has. Lleva el nombre del río que le sirve de límite norte y que en idioma guaraní significa "Aguas Grandes", aludiendo, seguramente, al enorme caudal que desbarranca en la zona, 1750 m³ por segundo.
El Circuito Inferior permite un contacto íntimo con la naturaleza por su trazado estratégico. Este tramo presenta un recorrido de 1.700 m. y cuenta con 8 miradores.
El Circuito Superior recorre los saltos Dos Hermanas, Chico, Ramírez, Bossetti, Adán y Eva, Bernabé Méndez y finaliza en el Mbiguá. Tiene una longitud total de 1200 m. Posee 6 amplios miradores y lugares de descanso desde donde se aprecia el arco formado por los saltos San Martín, Escondido, Dos Mosqueteros, Rivadavia y Tres Mosqueteros.
La excursión continúa con el traslado en el tren ecológico a Puerto Canoas, recorriendo 3 km. y bordeando el Río Iguazú Superior. Desde allí parte la pasarela de 1.100 m. hasta los miradores de la Garganta del Diablo, el salto más imponente de todo el conjunto. La sensación es espeluznante. La geografía reproduce la idea de ser un zanjón natural, en el cual el río que viene bajando de forma tranquila, sin demasiados sobresaltos, de repente debe sortear un desnivel de 80 mts. de altura convirtiéndose en una violenta sensación de vértigo. La Garganta del Diablo, como si de una montaña rusa se tratara, descarga de manera ensordecedora y violenta todo su caudal en este embudo natural para luego, mansamente, desembocar unos pocos kilómetros más abajo en el río Paraná.


DIA ENTERO RUINAS JESUITAS DE SAN IGNACIO + MINAS DE WANDA

Hoy nos dedicaremos a conocer, aunque más no sea en mínima escala, la trayectoria de los jesuitas en esta parte del continente y su epopeya cultural junto con los nativos guaraníes. Saldremos temprano por la mañana para recorrer los 240 kilómetros que nos separan hasta llegar a las Ruinas de San Ignacio Miní, en territorio argentino. Si bien no fue la mayor misión es una de las mejor conservadas y han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984. Acompañados por un experto guía local recorreremos sus ruinas instaladas en plena selva, las cuales nos sorprenderán por el grado de desarrollo alcanzado. Cuentan con una Iglesia, hospital, escuela e imprenta, creando todo un estilo escultórico particular hoy reconocido en la historia del arte. Otro arte muy desarrollado por estas comunidades fue la música. De la mano de los jesuitas, los guaraníes crearon verdaderas obras maestras como óperas completas que están siendo rescatadas en los últimos tiempos. Una vez terminada la visita tendremos tiempo libre para el almuerzo (opcional). Durante el regreso a Iguazú visitaremos las Minas de piedras semipreciosas a tajo abierto más grande del mundo, las Minas de Wanda.  Allí se encuentran amatistas de color violáceo, que luego de un complicado proceso  se tornan de color amarillo dando origen a los topacios.

Con los últimos rayos del sol estaremos regresando a nuestro hotel con la sensación de haber conocido uno de los fenómenos culturales más originales.

 

 

MEDIO DIA DE VISITA CATARATAS BRASILEÑAS

Esta excursión nos permitirá explorar el corazón de la reserva subtropical más grande de Sudamérica. El Parque Nacional de Iguazú que comparten Argentina y Brasil ocupa una superficie de 175.000 has; es hogar de innumerables especies de animales y vegetales, y es considerado una de las áreas más ricas del planeta en cuanto biodiversidad.
Suave y salvaje a la vez, la naturaleza aquí nos recibe con coronitas de simpáticas mariposas, para luego enfrentarnos sin rodeos a las "aguas grandes".  Este parque posee una única pasarela de aprox. 1.000 mts de extensión. Finalizado el recorrido, frente al salto Floreano, se encuentra un mirador, al que podremos acceder a través de un elevador obteniendo una de las vistas más bonitas de las cataratas desde el lado brasileño.

 

MEDIO DIA DE VISITA REPRESA ITAIPU

Itaipú -"tierra que canta" en lengua guaraní- es el resultado de un tratado firmado el 26 de abril de 1973 entre Brasil y Paraguay. Considerada la séptima maravilla creada del mundo moderno, el gigantismo de la Represa Itaipú es aún más perceptible cuando se camina por lo alto del paredón de concreto. La visita por la represa además nos permite observar el canal de fuga, por donde el agua que mueve las turbinas retorna al Río Paraná, siguiendo su curso natural. 96 Metros de altura producen un impacto en la visual humana que será difícil de comparar en estas latitudes. Posee un volumen de hormigón equivalente al que debieran haberse utilizado para construir 210 estadios como el Maracaná de Río de Janeiro. Tiene un volumen de roca y tierras excavadas que equivalen 2 veces el Pan de Azúcar de Río y el hierro y acero utilizados en la usina serían suficientes para levantar 380 torres Eiffel.